Gâteau fondant citron et crème de sésame noir

Bundt cake

 

Uno de los aspectos más gratificantes de tener un blog gastronómico es poder contar con marcas de prestigio que confíen en ti y en tu trabajo para representar sus productos.
Hace poco se puso en contacto conmigo la agencia de comunicación española encargada de representar los productos de uno de los especialistas en frutos secos y oleaginosos más importantes de Francia: Jean Hervé. Es un gran privilegio que te regalen productos nuevos para poder probarlos y combinarlos con otros ingredientes con el fin de crear recetas originales.
La receta de hoy incorpora uno de los nuevos productos gourmet de la marca: la crema de sésamo negro. 100% natural y de producción ecológica, la crema de sésamo negro de Jean Hervé (también llamada tahini negro) se distingue por su alto contenido en grasas vegetales saludables y en nutrientes esenciales como el cobre y el calcio. De textura delicada, se puede usar tanto en recetas saladas (salsas, pasta, quiches, etc.) como dulces. Su sabor ligeramente amargo al principio envuelve el paladar para convertirse en casi dulce, lo que la diferencia de la crema de sésamo blanco.
Pensé que podría usar este maravilloso producto en un bizcocho, combinándolo con otros sabores como el limón y la vainilla, y la verdad es que el resultado es sorprendente. No solamente por el aspecto visual (el intenso color negro de la crema nos permite jugar con los colores y las texturas, en este caso creando un efecto “cebra”), sino también gustativo: además de estar muy esponjoso, el bizcocho tiene un sabor increíble, con el toque tan característico del sésamo tostado. Una verdadera delicia.
Espero que os guste y que os atreváis a usar la crema de sésamo negro de Jean Hervé en vuestros platos. ¡No os arrepentiréis!

Sigue leyendo

Anuncios

Gâteau frangipane et poires

Bizcocho frangipane y peras

El protagonista de la receta de hoy es un ingrediente tradicional de la repostería francesa: la frangipane o crema de almendras. Usada principalmente en la elaboración de la galette des Rois (roscón de Reyes hojaldrado relleno de esta crema), también sirve para preparar deliciosos bizcochos como el que os propongo a continuación.
Para la receta de hoy, he usado como base el bizcocho sencillo de yogur que hacía mi madre, y lo he “tuneado” añadiéndole una capa de frangipane, que le aporta textura, suavidad y mucho sabor. He añadido unas láminas de peras, que son de temporada y van muy bien con la almendra, además de unas rodajas de limón y kumquats para contrarestar el dulzor y aportar el punto justo de acidez.
Es un bizcocho sencillo de preparar, no excesivamente dulce (los que me siguen saben que siempre procuro reducir al máximo la cantidad de azúcar) y que se puede adaptar fácilmente a una dieta sin gluten. ¡Vamos, que lo tiene todo! Espero que lo disfrutéis.

Sigue leyendo

Petits gâteaux citron-thym

IMG_5356

 

Mi abuela materna solía preparar un bizcocho de limón realmente increíble: sabroso, suave y esponjoso, con una corteza ligeramente tostada y crujiente… Una delicia. Hace poco rescaté esta receta que volví a hacer en casa, y en cuanto horneé el bizcocho empezó a soltar todos los aromas y de pronto me trasladé a mi infancia. ¡Qué manos tenía mi abuela! Y cuánta influencia tuvo en el desarrollo de mi pasión por la cocina en general y la repostería en particular.
En esta ocasión, he cambiado las proporciones de su receta para adaptarla a moldes individuales, y he añadido tomillo (¡sí, tomillo!) para realzar el sabor del limón. Aunque no se suele utilizar en repostería, esta planta aromática combina muy bien con sabores dulces como la miel y la fruta. Aporta un aroma sutil y muy agradable.
Creo que a mi abuela le hubiese encantado esta versión de su bizcocho de limón, con lo golosa que era ella y lo mucho que me quería.

Sigue leyendo

Moelleux des vendanges

IMG_4784

Hasta los 17 años, mis padres, mis hermanos y yo vivíamos en un pueblo pequeño del sureste de Francia llamado Saint-Christol. Este pueblo es conocido, entre otras cosas, por su tradición vinícola que, al parecer, se remonta a la época romana. Algunos años, cada mes de septiembre mi madre salía temprano a vendimiar. Volvía dolorida y con las manos manchadas, pero disfrutaba mucho con su grupo y, de vez en cuando, traía a casa cajas de uvas frescas que sabían a gloria. La verdad es que no he vuelto a comer uvas tan sabrosas y tan dulces. Los fines de semana, o cuando sobraban uvas, mi madre solía preparar unos clafoutis riquísimos o un cake relleno de frutas de temporada que nos volvía locos a todos.
La receta de esta semana está inspirada en ese cake que hacía mi madre los meses de septiembre y octubre aprovechando la vendimia. Se trata de unos bizcochitos a base de almendra, parecidos a los financiers, rellenos de compota de uvas, higos morados y melocotón.
Para mí, los mejores dulces son los que me llevan a mi infancia. Estos bizcochos esponjosos de la vendimia me traen ecos de meriendas de verano en el pueblo, sentado debajo de la higuera del jardín a la vuelta del colegio.
Madre, esta receta es para ti.

Sigue leyendo

Gâteau à la brousse et aux cerises

IMG_4092

 

Hoy nos quedamos en la región de donde provengo, el Languedoc-Rosellón, para preparar una tarta de queso diferente con dos productos típicos de esta zona: la cereza y la brousse. La brousse es un queso fresco de textura blanda y granulosa, tradicionalmente elaborado con leche de cabra (aunque también se puede encontrar de leche de oveja y de vaca). Su sabor es muy suave y combina a la perfección con ingredientes dulces, particularmente con fruta.
Es ideal para preparar tartas de queso, ya que aporta esponjosidad y cremosidad. Para acompañarlo, he decidido combinar frambuesas y cerezas. Lo bueno de las cerezas es que aguantan muy bien la cocción, no se deshacen y quedan deliciosamente confitadas.
Esta tarta de queso está deliciosa templada acompañada con un poco de crème fraîche o con una bola de helado de vainilla.
Esta entrada la dedico a Pedro y Jesús, nuestros majísimos vecinos, que disfrutaron mucho de la tarta.

Sigue leyendo

Madeleines

IMG_3505

A veces los dulces más sencillos y de toda la vida son los que más disfrutamos. Por eso esta semana os traigo la auténtica receta de uno de los bizcochitos más representativos de Francia: las magdalenas. Siguiendo la receta tradicional, las he preparado con miel, en este caso con miel de brezo artesanal que aporta a las magdalenas un sabor característico a caramelo. Aprovecho la ocasión para dedicar esta entrada a José Antonio por haberme traído de su pueblo esta maravillosa miel y le mando todo mi apoyo para que se recupere pronto.

Sigue leyendo

Brookie chocolat-orange

IMG_3082

 

¿Os pierden los brownies? ¿Las cookies os vuelven locos? ¡Entonces no podéis dejar de probar el brookie! Aunque esta especie de bizcocho crujiente sea un invento norteamericano, tanto los brownies como las cookies son muy apreciados en Francia y forman ya parte de todo recetario que se precie. Si, como a mí, os gusta la mezcla de texturas, vais a disfrutar mucho con este bizcocho por lo esponjoso de la base y lo crujiente de la capa superior. Además de las texturas, hoy he decidido mezclar sabores clásicos que combinan a la perfección: chocolate y naranja. Esta receta es para todos los amantes del chocolate, y en particular para mi amiga Aurora Caparrós.

Sigue leyendo

Fondant chocolat blanc et myrtilles

IMG_2025

Empecemos el año con una receta sencillísima pero irresistible y que nunca falla: un delicioso fondant de chocolate blanco con arándanos y vainilla. La ligera acidez del arándano combina a la perfección con el dulzor del chocolate blanco y la suavidad de la vainilla. No en vano este bizcocho se llama “fondant” (literalmente “que se derrite”): es muy esponjoso y ligero, y se deshace en la boca. Además, como no tiene gluten, lo pueden comer perfectamente los celíacos.
¡Disfrutad y feliz 2014 a todos!

Sigue leyendo

Financiers

Financiers_01

Esta semana os traigo un postre típico del norte de Francia. Se trata de un suave y jugoso bizcocho a base de almendra llamado financier (literalmente “financiero”). Es un postre muy versátil, ya que se pueden añadir infinidad de sabores a la receta base. Hoy os propongo tres versiones: el clásico financier, un financier con pasta de pistacho y un financier de chocolate negro, todos acompañados de una deliciosa crema inglesa.

Sigue leyendo