Religieuse

Religieuse

Hoy no me andaré con rodeos: este dulce típico francés es una verdadera delicia y lo tenéis que probar sí o sí. Su nombre se debe al color del glaseado de chocolate que recubría el postre original, que recordaba en aquel entonces al atuendo de las religiosas. Está formado con dos petits choux, uno en la base cubierto de chocolate y otro más pequeño encima, ambos rellenos de una delicada crema de vainilla. Es uno de los múltiples dulces franceses hechos con pasta chou que se puede encontrar en cualquier pastelería francesa que se precie.
Aproveché el día mundial del huevo para realizar esta receta, ya que los huevos son una parte fundamental de este dulce tan tradicional.
En esta receta, os doy todas las claves para realizar con éxito la pasta chou y obtener petits choux perfectos y crujientes. También os enseño a hacer una crema de vainilla para chuparse los dedos, con la textura perfecta para rellenar los petits choux. ¡Os quejaréis!
Espero que os guste y que la hagáis en casa. Vais a dejar boquiabiertos a vuestros amigos y familiares, os lo garantizo.

Sigue leyendo

Anuncios

Croquembouche

IMG_5266

El 2014 llega a su fin. Ha sido un año increíble, repleto de emociones, encuentros y descubrimientos. dulcetradicçión lleva más de un año existiendo, en gran parte gracias a todos vosotros. Por lo tanto, gracias por seguirme, por comentar y compartir las recetas y las fotos, tanto en el blog como en las redes sociales, y por darme ánimos para que este blog siga adelante. Quería despedir el año compartiendo con vosotros uno de los postres más espectaculares de la gastronomía francesa, el Croquembouche, cuyos orígenes se remontan al siglo XVIII.
Como ya sabéis, siempre me gusta aportar mi toque personal a los postres más tradicionales. En su versión clásica, el “cruje en boca” está hecho de profiteroles rellenos de crema pastelera y sujetos por azúcar caramelizado. En esta ocasión, he decidido crear mi propio Croquembouche con petits choux crujientes rellenos de un delicioso cremoso de praliné casero y caramelo de vainilla.
Feliz año 2015 y, una vez más, GRACIAS.

Sigue leyendo

Jalousies pêches-poires

IMG_4397

Cualquier pretexto es bueno para preparar un postre. Esta vez venían a merendar a casa nuestras amigas Ana y Helena. Así que para la ocasión, preparé un delicioso helado de mango y piña facilísimo de hacer y muy natural, y unas crujientes y veraniegas jalousies de melocotón y pera con un toque de regaliz. Un pequeño festín vamos.
Las jalousies (que puede significar en francés tanto “celosías” como “celos”, según el contexto) son unos pastelitos hechos con dos capas de hojaldre relleno de fruta fresca. Se suelen rellenar de manzana, aunque se puede utilizar cualquier fruta de temporada.
No sé muy bien por qué se llaman así. Probablemente porque las pequeñas aberturas en la parte superior recuerdan las celosías de las ventanas (que permiten ver sin ser visto). O quizás porque son tan buenas y delicadas que provocan envidia y celos… Eso lo tendréis que comprobar vosotros mismos, ¡porque a nosotros no nos dio tiempo!

Sigue leyendo

Niflettes

IMG_3994

 

Hoy ponemos rumbo al norte de Francia, más concretamente a la ciudad medieval de Provins en el departamento de Sena y Marne. Además de ser inscrita en el Patrimonio de la humanidad, Provins nos ofrece uno de los dulces típicos de la gastronomía francesa: las niflettes. Parece ser que en la Edad Media, los frailes repartían estos pastelitos a los niños huérfanos para intentar consolarles, diciéndoles ne flete (“no lloréis más” en latín). Entendemos pues que, por extensión, los pastelitos se denominen niflettes.
Se tratan de dos capas de hojaldre tradicional cubiertos de una crema fina de azahar. En la receta que os propongo hoy, he utilizado flores de azahar secas, que he infusionado en leche y nata para dar un sabor profundo y auténtico a la crema. La verdad es que el aroma que desprenden estas bonitas flores no tiene nada que ver con el agua de azahar que se encuentra en el mercado. Muchísimo más sutil y natural, su perfume aporta a la crema suavidad y autenticidad. Estos pastelitos, cuya forma y textura se asemejan a las de los famosos Pastéis de Belém portugueses, son muy ligeros, delicadamente perfumados y deliciosamente crujientes. ¡Un bocado irresistible!

Sigue leyendo

Kouign-amann

IMG_3724

 

Este sábado no nos libramos del fútbol. Es lo que pasa por tener la suerte (bueno, en este caso más bien la desgracia) de tener un proyector en el salón: toda la familia se auto-invitó para ver el partido. No me malinterpretéis: ¡adoro a mi familia española! Lo que pasa es que no soy nada futbolero, pero nada… En fin, algo había que hacer para aguantar el partido y lo que se nos venía encima después, ganase quien ganase. Así que como complemento de la rica cena que preparó mi querida suegra, preparé unas buenas copas y unos dulces irresistibles con el fin de sobrellevar lo mejor posible este trance. Y para ello, ¿qué mejor que unos deliciosos kouign-amann (entiéndase “pasteles de mantequilla” en bretón)? Iba sobre seguro, ya que estaba convencido de que a todo el mundo le iba a encantar este delicado bocado hojaldrado y caramelizado típico de Bretaña con delicioso sabor a mantequilla. Y así fue. Aprendí dos cosas el sábado: a) que el mundo se puede derrumbar, nada ni nadie puede desviar la atención de unos aficionados al fútbol y b) ¡que no hay nada más crujiente e irresistible que un kouign-amann recién hecho!

Sigue leyendo

Paris-Brest

IMG_2377

De todos los dulces que he hecho y que he comido, éste es probablemente el que más me gusta, tanto por sus diferentes texturas como por su sabor tan intenso. Su elaboración es un poco laboriosa, pero el resultado es verdaderamente espectacular. Existen varias interpretaciones de este gran clásico de la repostería francesa, pero hay una versión que sin duda alguna supera a todas las demás: la del gran maestro pastelero Philippe Conticini, quien en el 2009 reinventa varios postres clásicos con el fin de adaptarlos a los gustos actuales (menos dulces, más ligeros, etc.). Me he inspirado de esta receta para presentaros el postre de hoy. Os animo a que lo hagáis, ya que no solamente es muy vistoso, sino que su sabor es incomparable.

Sigue leyendo